4º día. Seguimos intentándolo.

¡Buenas tardes! Yo soy Elena, también conocida como Elena la gallega o galega, lo que prefiráis.

Esta vez me toca a mí hablar un poco sobre la clase de hoy, que os seré sincera, por una vez que me entero de algo voy a aprovechar el bug. Soy tonta, pero no tanto (típica frase mía).

Creo que todos nosotros conocemos y sabemos algo sobre los temas tratados hoy en clase y nos podemos defender lo suficiente bien en el momento de argumentar o dar nuestra opinión.

Uno de ellos ha sido sobre la posverdad, la cual yo no sabía de su existencia, sinceramente, pero he aprendido que se basa en la manipulación de un hecho o discurso y lo que resalta de ella es la forma en que se dice. Por ejemplo: en los mítines americanos los políticos se centran en resaltar el orgullo y el sentimiento americano, adornando sus discursos y llegar así a la gente con más facilidad.

El otro tema, mucho más conocido en mi opinión, son las fake news. Noticias falsas que básicamente están en nuestro día a día. Como ya ha explicado nuestro profesor, estas noticias no tienen por qué proporcionar datos falsos, sino que también se basan en la descontextualización, la insinuación y la presunción. Lo que pretenden es desinformar a la gente y si no buscamos más información que valide esos datos os aseguro que caeríamos de lleno.

Pero ¿cómo podemos identificar una fake new? La verdad es que no es demasiado complicado. Lo más básico es buscar otra fuente de información y corroborar así la anterior. Hay muchas más maneras, pero en mi opinión es la más fácil y rápida. Salvo que se sea una persona tan vaga que hasta le dé pereza buscar un poco más de información y se crea cualquier cosa. Que las hay.

Y para finalizar y no daros más la chapa, estas son algunas herramientas para combatir las fake news: waybackmachine, botometer y tineye.

Muchas gracias a todos por leerlo y perdón por si no puse bien los verbos conjugados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.