METAMORFOSIS

¡Hola! Me presento, soy Candela y ayer fue mi primer día como alumna universitaria. Para ser honesta, después de todo este verano sin hacer absolutamente nada, me costó aceptar el hecho de tener que levantarme a las siete de la mañana. ¿Sabéis ese meme que dice “Wakey wakey it ́ s time for school”, pues sí el niño gruñón era yo. 

Aún así, de lo que realmente quiero hablar es de la primera clase universitaria a la que he asistido en mi vida. Que bien suena eso eh “universitaria”. 

En fin, sinceramente la asignatura de Habilidades e Instrumentos para las Ciencias Sociales me sonaba a chino, para nada algo de lo que hubiese tenido la suerte de cursar en mis años como estudiante de instituto. De todos modos, como iréis observando durante toda esta entrada, que espero que no os aburra demasiado, sigo sin tener mucha idea a grandes rasgos de la asignatura.  Principalmente espero que las clases sean amenas y por supuesto que mi cerebro absorba esos conocimientos que necesitaré aplicar en el futuro.

Como iba contando, era mi primera clase y andaba un poco perdida inevitablemente. Aún así esas dos largas horas dieron para mucho. Principalmente estuvimos hablando de la dinámica de las clases y como si lo aprobábamos todo, no tendríamos la necesidad de realizar un examen final. ¡ALELUYA! Además se trataron otros temas de interés como por ejemplo el uso e inicio de sesión en aplicaciones como Prados o Discord. Con esta última parece que he descubierto América, puesto que consta de un gran número de funciones como chats privados o mensajes de voz. Cabe la posibilidad de que estéis leyendo esto y penséis: Candela, eso ya lo sabíamos. Vale, sí, puede ser que ande un poco anticuada con esto de la tecnología.  Al menos, si os sirve de consuelo, sé lo que es la Web 2.0.

Otros temas tratados durante la mañana fueron la forma de valoración al alumnado, realizándose así unos exámenes tipo test o un resumen crítico por cada tema explicado. Aunque no os asusteis, no todo va a ser teoría. Contaremos con prácticas que valdrán un 55 % de la nota final. Como joven que pertenece a la Generación Z debo añadir una pizca de exageración a mis palabras y decir que probablemente me oigáis llorar de la emoción desde vuestras casas. Por supuesto, esto no quita que me encuentre con algo de miedo frente a los trabajos o prácticas, ya que de cierto modo, estoy experimentando un poco de pavor por enfrentarme a esta nueva dinámica.

En estos momentos, sentada en  la silla del escritorio de mi piso de estudiantes, solo aparecen y desaparecen un gran número de pensamientos negativos y positivos, con respecto a lo anteriormente mencionado. ¿ Y si a lo mejor no consigo todo lo que me he propuesto para este año universitario? ¿Y si no me esfuerzo demasiado, qué pasará? Como podéis alcanzar a contemplar, el miedo es un sentimiento constante en mi vida, aunque me sirve de poco. Con todo esto quiero llegar a un punto concreto; si os sentís igual de abrumados que yo, pensad en todo lo bueno que nos traerán estos años; tanto fiestas, nuevos conocimientos y por supuesto nuevas amistades que probablemente os aporten algo de amor y  luz en vuestra vida. Espero y deseo poder yo también aplicármelo a mí misma, pero eso ya es otra historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.